logo Nuria Vargas

Construye la Vida Plena que te mereces

Lunes, 21 Agosto 2017 18:30

Definiendo las crisis

Valora este artículo
(1 Voto)

  

 Uso el concepto “crisis” con relativa frecuencia en mi trabajo. Considero que es un concepto muy útil para la mayor parte de las personas que acuden a psicoterapia, independientemente de la sintomatología concreta (ansiedad, depresión…) que presenten. Por esta razón, abordaré este fenómeno psicológico con mucha frecuencia en mis publicaciones. Pero ¿Qué es una crisis realmente?

El especialista en Intervención en Crisis, Karl A. Slaikeu definió crisis como un estado temporal de desorganización psicológica y emocional. Es un período de desequilibrio durante el cual nuestra capacidad de solución de problemas se ve afectada, puesto que todo aquello que hacíamos anteriormente para enfrentarnos a los problemas ya no nos resulta de utilidad.

Las crisis pueden estar causadas por los sucesos normales de la vida, como tener un hijo, la jubilación o perder un empleo (crisis vitales), así como por sucesos no tan “normales” como ser víctima de una agresión, una explosión, o por la pérdida traumática de un ser querido (crisis circunstanciales). También y, por último,  las crisis pueden venir causadas por nuestros propios conflictos internos (crisis existenciales), tal y como sucede con la pérdida de la fe o la ruptura de esquemas que, en ocasiones, siguen a una crisis vital o circunstancial.

Los períodos de crisis (o las Noches Oscuras del Alma, como diría Thomas Moore) son momentos de la vida donde todo parece ponerse del revés, donde todo se descoloca y desmorona y donde, cuanto más intentamos comprender, menos comprendemos y más confusos nos sentimos. Momentos de los que huimos, que evitamos y soslayamos, que intentamos minimizar…o en los que bien nos hundimos, clamando el retorno a situación anterior inevitablemente perdida para siempre.

Afortunadamente, las crisis emocionales también son las puertas por las que de un modo más o menos brusco, y siempre doloroso, pasamos de una etapa a otra de nuestra vida. Son periodos fundamentales de la existencia, pasajes exigidos y obligados para una vida plena. Son momentos de peligro y de oportunidad. No hay crecimiento sin crisis


Visto 67 veces
Más en esta categoría: « Detecta la Autoexigencia Insana

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.